Filtrar por

Marca

Producto



Hay 19 productos.

Mostrando 1-19 de 19 artículo(s)

Filtros activos

Mostrando 1-19 de 19 artículo(s)

El compresor dental es una de las herramientas principales de la clínica. Los compresores én odontología son los responsables del buen funcionamiento de muchos de los instrumentos usados en una clínica dental, como las turbinas y el sillón dental usados en la mayor parte de los tratamientos.

Para realizar tratamientos dentales se necesita aire limpio, sin contaminaciones y en caudal suficiente de acuerdo a los consumos dentro de nuestra clínica. Por esta razón, los compresores modernos para clínica dental son ya siempre compresores sin aceite o compresores en seco.

Los compresores dentales en seco deben tener una gran precisión en la fabricación, sus cilindros y pistones revestidos de un material autolubricante, hace que no haya prácticamente desgaste y no se generen residuos que acaben en el aire comprimido.

Los compresores dentales toman aire del ambiente para posteriormente comprimirlo y almacenarlo en un depósito. Este aire siempre tiene un porcentaje de humedad, que dependiendo del lugar suele ser más o menos alto. Al comprimir el aire disminuye su capacidad de portar humedad, y si ésta era elevada, puede condensarse en las paredes del depósito del compresor. Si este es el caso, deberemos vaciar de agua el tanque del compresor habitualmente. Los compresores dentales con secador de aire eliminan la mayor parte de la humedad del aire antes de comprimirlo. Esto hace que al comprimir el aire no se condense humedad dentro del calderín del compresor y no tengamos que vaciarlo con tanta frecuencia.