Filtrar por

Marca

Producto



Hay 10 productos.

Mostrando 1-10 de 10 artículo(s)

Filtros activos

Mostrando 1-10 de 10 artículo(s)

Un localizador de ápices, es un instrumento electrónico que opera basándose en la frecuencia, resistencia e impedancia. Consta de un monitor que se une mediante un cable, un gancho labial y un clip que conectado al elemento en odóntico (limas) cierra el circuito eléctrico. Los odontólogos lo utilizan para determinar la longitud de trabajo dentro del conducto radicular, lo que se conoce comúnmente con el nombre de endodoncia.

Los localizadores de ápices se han constituido en la actualidad en una arma más con la que contamos para poder realizar una endodoncia, con el mayor respeto a los tejidos apicales y periapicales del diente. Para fijar el límite apical ideal, se hace necesario e inevitable la realización de la conductometría a través de la radiografía periapical.

Desarrollo de los localizadores de ápices

A lo largo de estos años desde que se constató el buen funcionamiento de los localizadores, han ido apareciendo modelos nuevos y variaciones de modelos ya existentes.

Los localizadores de apice electrónicos no son instrumentos de reciente descubrimiento son aparatos que se empezaron a diseñar gracias al estudio de varios japoneses quienes fueron los mayoritarios aportadores para la creación del mismo. Los primeros localizadores de ápice se basaron en el circuito que introdujo un aparato, en los tejidos orales, para medir la resistencia periodontal, conocidos como localizadores electrónicos de primera generación.

Los localizadores electrónicos de ápice de segunda generación utilizaron el principio impedancia absoluta, los de tercera generación utilizan dos frecuencias diferentes para localizar la mayor constricción apical y finalmente los localizadores de cuarta generación, que son similar a los localizadores de tercera generación ya que utiliza dos frecuencias separadas.

Los localizadores de ápice de 3ª y 4ª generación tienen una eficacia similar según se desprende de los estudios in vitro e in vivo analizados. Esta eficacia oscila entre el 75% y 100% dependiendo del tipo de estudio y de los parámetros considerados para el mismo. En cualquier caso lo que queda muy patente es que los localizadores son muy eficaces en situarnos en una zona del conducto comprendida entre el foramen mayor ( forámen apical) y el forámen menor (constricción apical).

Exactitud de los localizadores de ápices

Antes de que aparecieran los localizadores frecuencia-dependientes, la exactitud de los LEA (localizadores eléctricos apicales) tradicionales era inconsistente y estaba afectada por muchas variables. Con los LEA tradicionales, la exactitud dependía más de las habilidades del operador y de las condiciones del conducto radicular tales como la presencia de soluciones electros conductivos. Una de las ventajas que alegan los fabricantes de los LEA frecuencia-dependientes es la posibilidad de obtener mediciones correctas incluso en presencia de irrigantes. De acuerdo a recientes publicaciones, la exactitud de los LEA de frecuencia-dependientes es mayor que la de los localizadores de primera o segunda generación.